Mostrando el único resultado

Transcribimos la dedicatoria en La Voz de Almería sobre esta entidad:

Berja abre la primera fábrica de chocolates de la provincia desde el siglo XIX

Todas las mañanas a las ocho en punto, la calle Los Celtas de Berja se inunda de un denso aroma a cacao. Es un olor vigoroso, con endorfinas, que activa el ánimo con las claras del día, que hace que los vecinos de la fábrica de chocolates afronten la jornada con un puntillo dulce de melancolía infantil.

Allí, con duende artesano, porfían desde hace un mes con el azúcar, la vainilla y la manteca de cacao, Francisco Rubio, Yolanda Calderón, Rocío y Miguel Angel Rodríguez, los intrépidos socios de una cooperativa chocolatera, Alpujarra’Delicassi, que han hecho posible que la provincia alumbre la primera fábrica de chocolate desde los tiempos de Marícastaña.

El proyecto arranca en la cabeza de Miguel Angel, un virgitano con orígenes motrileños que, tras navegar por un negocio de limpiezas de edificios, decidió probar fortuna en la repostería, su verdadera pasión no oculta. Se fue a Barcelona a hacer un curso práctico de chocolatería, a aprender en obradores al lado de sólidos artesanos, y a la vuelta con el pc lleno de ideas hizo realidad su sueño: explicó el negocio a unos amigos que se le unieron y con los que ha conseguido inaugurar el vivero de empresas del municipio, en el Polígono La Tomilleras en una nave de 150 metros.

Allí crepita ya en la fundidora la densa mezcolanza del color oscuro, se agrupan los moldes y se está a la espera de que llegue la enfriadora que, por ahora, se sustituye por el proceso manual.

Sigue leyendo en La Voz de Almería.